Y EN EL SISTEMA EDUCATIVO... ¿CUÁLES SON LAS RAZONES PARA NO INCLUIR?

Y EN EL SISTEMA EDUCATIVO… ¿CUÁLES SON LAS RAZONES PARA NO INCLUIR?

Más de 800 mil adultos en Chile tienen discapacidad, pero sólo tres universidades tienen programas para facilitar su inserción.
Ampliar Guillermo Castillo es profesor de Lenguaje. Le encantan los libros y su condición de no vidente no le impide leerlos y tampoco escribir cuentos. Egresó de la Universidad Católica en 2008 y hoy trabaja en el Programa para la Inclusión de Alumnos con Necesidades Especiales (Piane) de la UC, creado en 2007.

Castillo es una excepción, ya que sólo el 14% de los discapacitados mayores de 24 años, quienes suman más de 800 mil personas, completa sus estudios superiores y el 43% no ha completado la educación básica, según datos de Casen. La historia de Guillermo es la de muchos jóvenes que cada año quieren ir a la universidad y deben enfrentar que muchas casas de estudio no están preparadas para recibirlos: si bien existen cerca de 30 instituciones que aceptarán a alumnos con discapacidad este año, sólo dos tienen algún programa especial, además de la UC. Estas son la UMCE y la U. de Concepción.

Otras, como la Universidad Central y la U. Andrés Bello desarrollan cursos especiales de preparación para entrar al mundo del trabajo.

Los prejuicios

Además de la falta de infraestructura, existen otros factores que influyen en la poca participación de personas con discapacidad en educación superior. “La principal barrera que tuve fue el temor de los profesores de enfrentarse con un alumno ciego”, recuerda Guillermo. Por ejemplo, una vez le pidió a un profesor que le tomara una prueba oral, al tiempo que le pasó el trabajo en Braille. Sin embargo, el profesor no lo aceptó.

Otra dificultad fue el estudio de Gramática, que es muy visual y el que los profesores estuvieran acostumbrados a entregar fotocopias para la casa, con las que no podía estudiar. Además, señala que pasaron varios meses hasta que sus compañeros dejaron de acompañarlo por caridad y empezaron a juntarse con él por amistad.

A la hora de conseguir trabajo, también hubo dificultades: mandaba su currículum sin mencionar su discapacidad y cuando lo citaban a entrevistas, le decían que no cumplía con el perfil. Según Casen, sólo el 29% de los adultos discapacitados tiene un empleo remunerado.

Por estas razones, Guillermo hoy es monitor de Piane, donde orienta a alumnos no videntes, hace cursos de Braille y además dicta clases en la Facultad de Educación.

Hoy, 60 alumnos con algún tipo de discapacidad estudian en la Universidad Católica. Lo hacen en carreras tan distintas como Diseño, Física e Ingeniería Comercial. El Piane les ayuda a obtener notebooks con softwares especiales y capacita a los profesores, además de tener una sala de estudios especial. Marcela Salinas, coordinadora del proyecto, señala que si bien las instituciones están cubriendo las barreras de acceso, el problema es que “no siempre saben cómo relacionarse con la discapacidad”, por lo que muchos alumnos terminan abandonando sus carreras. (FUENTE http://diario.latercera.com/2011/02/26/01/contenido/pais/31-60604-9-solo-el-14-de-los-discapacitados-tiene-educacion-superior.shtml)

Advertisements