La Inclusión en Chile es mala, pero, ha ido mejorando progresivamente, y depende mucho de la actitud de cada uno.

La Inclusión en Chile es mala, pero, ha ido mejorando progresivamente, y depende mucho de la actitud de cada uno.

 

Mi nombre es Claudio Arriaza y hace casi cuatro años mi vida sufrió un brusco giro, tuve un accidente que me confinó a una silla de ruedas y las perspectivas de mi vida cambiaron radicalmente, desde ese entonces me he involucrado bastante en temas científicos y médicos, un poco como hobby y otro tanto obligado, sabiendo qué, este es el único camino efectivo para poder volver a retomar mi completa autonomía y mi capacidad de andar.

Hace casi cuatro años que me dicen que no, que no se puede, que nadie puede, que en definitiva yo no puedo. Y confieso que pocas cosas me saben tan amargo como tener que reconocer que en realidad no, no puedo “Todavía”. Creo que lo fácil es rendirse o simplemente conformarse con ese no, con ese lapidario discurso que te dice que simplemente aprendas a ser feliz desde tu nueva condición y que si algo llega, llega. Pero que nunca “te hagas muchas expectativas”.

Personalmente me quedo sólo con lo primero, creo ser bastante feliz a pesar de las dificultades, estudio, tengo muy buenos amigos y una gran familia, estoy iniciando este proyecto y siempre tengo una sonrisa y un muchas gracias, sobre todo para quien me brinda una mano, con lo que no concuerdo es con quedarme sentado a esperar y pensar en los mil “y si…” posibles, como si eso me hiciera andar de nuevo. Así que choco con este “no” que me dice que las lesiones medulares no se pueden curar y respondo al “no” con otro “no”, no voy a esperar a que me caiga una solución del cielo. Así, y con esto en mente es que dejo atrás lo que había sido mi vida hasta ese momento, como una locomotora que se desengancha de los vagones, y emprendo un nuevo viaje. Es un nuevo reto, pero no es un reto como los anteriores. Éste es el reto de mi vida, una maratón de la cual no sabes la distancia pero sí sabes una cosa: el rendirse no es una opción.

Y bueno, comencé a buscar qué podía hacer, no me fue muy bien aquí en Chile, pero eso no me desmotivo a seguir buscando hasta llegar a Fenexy España, en donde encontré personas que habían pasado por situaciones tal vez diferentes, pero con consecuencias similares y que no se conformaban con lo segundo, con quedarse a esperar el “si llega, llega”.

Esta es un poco mi historia a grandes rasgos y la génesis de lo que me propuse, acercar a Chile a lo que es un anhelo de muchos en el mundo, volver a caminar, ponerse nuevamente de pie.

 

Claudio dice: Mi Universidad No es muy ACCESIBLE, pero, siempre tienen buena disposición para ayudarme si lo necesito.

Advertisements